¿Para qué sirve la condena a prisión de Nicolás Maduro emitida por el TSJ en el exilio?

corrupcion-arma¿Para qué sirve la condena a prisión de Nicolás Maduro emitida por el TSJ en el exilio?

Por María Rodríguez

Viernes 17 de agosto de 201811:00h

María Rodríguez (ALN).- “Que no tenga duda de que tarde o temprano Nicolás Maduro cumplirá la sentencia”, sostiene Blas Jesús Imbroda, presidente del Colegio de Abogados Penal Internacional. Es la primera condena en firme para el presidente venezolano: 18 años de cárcel por corrupción, dictada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el exilio. Imbroda y otros dos expertos en derecho internacional consultados por el diario ALnavío valoran la sentencia.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela en el exilio condenó este miércoles al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a 18 años y tres meses de prisión por delitos de corrupción vinculados con la constructora brasileña Odebrecht. ¿Se cumplirá la condena? ¿Sirve de algo una sentencia así en las circunstancias actuales de Venezuela? ¿Qué presión puede ejercer? ¿Debe reconocer el fallo judicial la comunidad internacional? El diario ALnavío habla con tres expertos en derecho internacional para resolver estas y otras dudas.

Blas Jesús Imbroda, presidente del Colegio de Abogados Penal Internacional, explica que esta sentencia “pone en evidencia la vergüenza de un régimen dictatorial sin el menor Estado de derecho, donde el Tribunal Supremo se tiene que constituir en el exterior y celebrar juicios en el exterior”. Y refleja también que Venezuela es hoy “un Estado fallido, donde sus instituciones principales no existen de facto”, añade.

El TSJ en el exilio (elegido en julio de 2017 por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora) emitió la sentencia desde la sede del Congreso de Colombia. Los miembros del tribunal se reparten entre Panamá, Colombia, Chile y EEUU, donde residen con el régimen de asilo político, según informó El Nacional.

Imbroda: “Esta sentencia pone en evidencia la vergüenza de un régimen dictatorial sin el menor Estado de derecho”

Este tribunal inició el 2 de agosto en Bogotá un juicio promovido por Luisa Ortega Díaz, la fiscal general de Venezuela defenestrada por la Asamblea Nacional Constituyente. En siete audiencias Ortega presentó pruebas con las que vincula a Maduro con Odebrecht.

Imbroda también deja clara una segunda lectura: “Se demuestra claramente que además de los crímenes de lesa humanidad que se han cometido y se siguen cometiendo en Venezuela, estamos ante un gobierno absolutamente corrupto”.

Según precisó el magistrado Rommel Gil en la audiencia en Bogotá y recoge la agencia EFE, esta condena a Maduro debe cumplirse en la prisión militar de Ramo Verde, en el estado Miranda. Se trata del centro de reclusión de preferencia del régimen chavista para encarcelar a sus presos políticos. Una cárcel tenebrosa. Allí estuvo el preso político más famoso del mundo, Leopoldo López, y también Daniel Ceballos, exalcalde de San Cristóbal (Táchira).

En cuanto a si Maduro ingresará o no a prisión por esta condena, el presidente del Colegio de Abogados Penal Internacional afirma que “no lo hará ahora mismo porque el propio Maduro no ejecutará esa sentencia, pero ya sabe que tiene una”.

“Y que no tenga duda de que tarde o temprano esta sentencia se acabará cumpliendo. Obviamente todo pasa por la caída del régimen y la implantación de un Estado democrático de derecho. Maduro rendirá cuentas a la justicia”, concluye Imbroda.

Carlos Romero Mendoza, abogado venezolano y miembro de la Fundación Estudios Municipales, subraya que la principal pregunta es cómo se va a cumplir la sentencia, pero también “qué expectativas va a generar esa decisión para el pueblo venezolano”. Explica que se trata de una “situación muy atípica y difícil de explicar jurídicamente” por tratarse de un tribunal en el exilio “que ha generado muchas dudas y polémicas”.

Mendoza destaca que esta sentencia es “una contribución política” y será determinante “si alguna instancia como Interpol recibe eso como un mandato vinculante”. Lo que quiere dejar claro es que “hay una ruina institucional del Estado que implica una ruina absoluta de las reglas de juego en democracia”. Y añade: “Me preocupa que la comunidad internacional abra un debate sobre si es una sentencia válida o no”.

También destaca la importancia de esta sentencia Carlos Ramírez López, abogado venezolano con más de 40 años de experiencia y especialista en Derecho Procesal, Penal y Civil, en Derecho Constitucional y diplomado en litigación penal internacional. “Esa condena tiene utilidad en el plano de que el mundo libre tome conciencia de que lo que ocurre en Venezuela está afectando a muchos otros países. Y no sólo en cuanto a la conciencia humanitaria se refiere, sino en sus propios intereses materiales, al tener que prodigar auxilios a los miles de venezolanos que huyen del país”, explica Ramírez.

Anuncios

La lucha política en la tolerancia y el reconocimiento del otro

TOLERANCIAABC de la política

Por Carlota Salazar Calderón

 Los pensadores de la ilustración sellaron las luchas por reivindicaciones sociales y políticas. Estableciendo, entre otros presupuestos, la relación entre la tolerancia y el progreso de los pueblos. Locke abogó por establecer el imperio de la tolerancia en su concepción de Estado germinando las tesis liberales modernas. Voltaire en la defensa del respeto por el pensamiento del otro como expresión de libertad, que quedara expresado en la frase: No estoy de acuerdo con lo que me dices, pero lucharé hasta el final para que puedas decirlo. El progreso de la humanidad ha ido de la mano con la reivindicación de mayorías o minorías, excluidas, desplazadas y humilladas por razones de raza, religión o sexo.

Sin embargo, en nuestra casa, Venezuela, el progreso no ha ido de la mano con la reivindicación de derechos y libertades, ya que si bien los derechos políticos, especialmente el voto, se logra después de  guerras, guerrillas y dictaduras, plasmados en la Constitución de Venezuela (1961), con lo que comenzamos el tránsito a la democracia, los mismos quedaron congelados en los cogollos de los partidos políticos, banalizados y pisoteados.

La sociedad venezolana sin cohesión no ha podido enfrentar los abusos y atropellos de los diferentes gobiernos, uno peor que el anterior.

La democracia comenzó a ser slogan, pito, flauta, cara bonita, buen traje, pose…. Falsa y aparente. Por eso gana espacio el planteamiento de inclusión que también queda expresada en la  Constitución de la República Boliviana de Venezuela (1999), con un cambio importantísimo en el sistema político de representativa a participativa y protagónica, que de igual forma ha quedado en consignas, canciones, fotos, revelaciones maquilladas, videos…en la mayor y vil utilización de la gente para colocarla al servicio del Gobierno-Partido Político (PSUV)-Fuerzas Armadas.

De allí la necesidad de avanzar hacia un estado de cosas que nos permita el efectivo ejercicio de nuestras libertades conquistadas. Para ello, no se trata sólo de tolerar al otro y entender que está allí, el asunto va más allá, se trata atender las necesidades sentidas de la sociedad, de reconocer ese valor como mío, el cual necesito para completar un todo.

Hoy por hoy, no se trata de arrasar ni acaba con nadie, se trata de construir y progresar. Porque más allá de las cúpulas que es donde están los malandros, los vendidos, los entregados, los corruptos… hay una sociedad maltratada por propios y extraños, que no cree en nada ni en nadie, entendiendo que es tiempo de aporta, dar, ayudar… por el beneficio de todos. Que la lucha política está expresada en un párrafo del poema A un Año de tu Luz, de Andrés Eloy Blanco… Así en el hogar, señora y cenicienta, nodriza y enferma en el manejo y en el combate al sol, lugartenienta… con sentido de protección, humana, de servicio, desprendimiento, solidaridad… con la fuerza de una sociedad que exige y reclama, igualdad de oportunidades, calidad de vida, ascender socialmente, paz y progreso.

Carlotasc@gmail.com / @carlotasalazar

“…agárrate de la brocha que me llevo la escalera…”

escaleraABC de la política

“…agárrate de la brocha que me llevo la escalera…”

Por Carlota Salazar Calderón

Recuerdo esta expresión, que oí en una película mexicana muy vieja recreada en un manicomio, cuando una persona está en una escalera pintando y pasa un loco, le quita la escalera y le dice: “agárrate de la bocha que me llevo la escalera”, el otro por supuesto se cae, cuando oigo a  Maduro que, partiendo de la falsa premisa, de que somos pendejos, en un comportamiento gatopardiano, de cambiar para no cambia nada, presenta  soluciones cosméticas, contradictorias y absurdas, dejando a los venezolanos empobrecidos y en la miseria.

Al gobierno desmontar el control de cambio sin reglamentación alguna,  aumentar los salarios desproporcionadamente quebrando a tirios y troyanos, quitarle 5 ceros a la moneda, cambiar  el cono monetaria, anclar el valor de la moneda a un instrumento que no existe porque nadie compra como el Petro, creó el mayor caos de la historia del país.

El pasaje que antes costaba 5.000 bolívares ahora pasó a 100.000,00 de los fuertes, porque cuesta 1 bolívar soberano, el Clap que antes costaba 15.000 ahora cuesta 65 de los nuevos…las medicinas incomparables el Omeprazol pasó a costar de 60 bolívares soberanos, es decir, 60.000.000 de los de antes… Todo dolarizado, menos los  servicios públicos que siguen a  céntimos soberanos, porque no funcionaran. No solo aumentan los pecios, sino la delincuencia y se fortalecen las mafias que controlan los pocos productos, es un verdadero drama.

Aumentan el IVA en un 30% y la gasolina a precios internacionales sacándoles más dinero del bolsillo a los ciudadanos agotados de tanta precariedad y miseria, con lo que suplirán el desfalco que le han hecho a la nación.

Además, crean la ilusión óptica a los venezolanos de que son dueños de la riqueza del suelo y de su soberanía, con  el carnet de la patria, el lingotico de oro y el barril de petróleo, cuando realmente quienes se enriquecen son  los Rusos, Chinos, iraníes… dejándoles migajas para entretenerlos: fábricas caseras, trabajo de obrero, dádivas, bolsas Clap, proyectos que nunca llegan… sumidos en la mayor miseria, sin esperanza y sin exigir nada.

Sin embargo, mucha gente cree que esto va a pasar. A los que creen eso les recuerdo la primera fase de la revolución sandinista de Daniel Ortega en Nicaragua generó una hiperinflación que azotó a ese país durante años, la más larga de América Latina, las mismas recetas: expropiación de empresas productivas llevadas a la ruina, inyección de dinero inorgánico, corrupción…El impacto monetario del financiamiento de este déficit fue dramático. ¿Cómo se logró estabilización? con las políticas económicas de ajuste de Violeta Chamorro, que ganó la Presidencia en las elecciones de 1990.

Esta crisis será pasajera si el gobierno adopta las medidas necesarias, pero eso nunca lo harán solos porque la soberbia del poder les nubla el entendimiento. Es indispensable que alguien agarre a esos locos, “…que le dejen a la gente la escalera…”, urge un gran acuerdo nacional que permita incluir a todos los sectores, por el bien de todos.

Carlotasc@gmail.com  / @carlotasalazar