Plan País. El día después. ¿Elemento cohesionador?

PLANPAIS-DEFCarlos Romero

Artículo escrito para El Pitazo y publicado el 22 de diciembre 2018.

Plan País. El día después. ¿Elemento cohesionador?

POLÍTICA El año está concluyendo y las expectativas de Venezuela no son precisamente las mejores, pues llega enero 2019 con la definitiva ruptura del orden constitucional y del orden democrático, que han calificado como la prolongación de la usurpación de funciones del Presidente de la República.

Creo que es muy claro que el 10 tendrá un significado político significativo, en la medida que la sociedad civil logre demostrar organización y efectividad para hacer sentir que comprende el momento político que representa ese 10 de enero de 2019, de lo contrario, será sólo una fecha más, de las tantas que ya existen en la historia política reciente del país.

Es indudable que a partir del 10 de enero la visión de la comunidad internacional sobre realidad política, social y económica de Venezuela, logrará encontrarse con la denuncia que por años ha venido realizando la sociedad democrática venezolana.

En ese marco, la presentación de una parte del “Plan País. El día después”, el pasado 18 de diciembre, representa un importante aporte positivo y esperanzador en el camino que debe recorrerse para alcanzar niveles adecuados de cohesión social, en aras de lograr una hoja de ruta sostenible para una futura transición en Venezuela.

La desconfianza entre los venezolanos, que según el informe de Latinobarómetro 2017, es la más alta en América Latina y la más dramática fotografía de Venezuela de estas últimas décadas, podría encontrar en esos lineamientos generales sobre “el día después”, un aporte concreto para ir recuperando niveles de confianza. En la medida que aumente el compromiso en aplicar esas medidas que el país reclama, podremos enfrentar con éxito, desde el punto de vista técnico-político, el desafío de una transición.

“Cuántas veces  se ha reclamado la falta de Unidad, pues en este “Plan País. El día después”, se registran no sólo la visión de la sociedad civil que logró participar en el Congreso Nacional promovido por el Frente Amplio Venezuela Libre, sino que además, se ve acompañado del compromiso de los diputados de la Asamblea Nacional.”

Asamblea Nacional y los distintos sectores de la sociedad civil han logrado encontrarse en función de unos compromisos generales, concretos y además, urgentes para abordar la situación venezolana.   Si ese “Plan País, El día después”, logra profundizar los vínculos y lazos sociales entre distintos actores políticos para asumir la hoja de ruta hacia una transición, claramente se estaría aportando un extraordinario valor a la necesidad de restaurar niveles básicos de cohesión social.

Precisamente la confianza es uno de los elementos claves para lograr hablar de cohesión social, de allí se puede entonces empezar a tejer redes y con mayor facilidad, impulsar acciones unitarias orientadas a un mismo fin.

Según información pública, se hizo una primera presentación del Plan País, que cubrió el aspecto económico y social; asumiendo sus promotores el compromiso de hacer una segunda presentación en enero, que abordará  propuestas en el área de seguridad y soberanía territorial, abastecimiento y seguridad alimentaria, servicios públicos y justicia, instituciones y democracia.

Esa primera presentación recorre las redes sociales y se introduce como el Acuerdo político, de 42 puntos, para rescatar a Venezuela de la crisis social y del colapso económico.

Que importante sería, a los fines de contribuir con la necesidad de restaurar la cohesión social en Venezuela, que ese Acuerdo presentado, fuera el documento base para el debate parlamentario a los fines de aprobarlo de manera institucional como un Acuerdo Político-Social, previo a una consulta ciudadana, que le brinde al mismo la legitimidad necesaria y reivindique las atribuciones de la Asamblea Nacional en el marco de la Constitución.

El valor cohesionador de ese “Plan País. El días después”, dependerá de la capacidad real, tanto de la Asamblea Nacional, como de los demás actores de la sociedad civil, de divulgar, debatir y comprometer a los venezolanos con esas líneas generales.

No se necesitan grandes maquinarias para ello, basta activar los grupos y redes sociales que existen en cada municipio y que cada una promueva un espacio para su análisis y valoración, que concluya con una manifestación expresa y simbólica de respaldo al mismo.

Ese compromiso simbólico puede servir de antídoto contra la desesperanza y la desconfianza y además, servir de motivador para reorientar las fuerzas sociales hacia una unidad superior, que se mantiene en compromisos concreto  en un objetivo común: lograr el cambio político que el país reclama.

Anuncios

La Familia, complejidad e importancia

campana+Familia+NAVIDAD0.jpg

Por Normely Pérez González

La familia, se dice que es la base sobre la que se construye la sociedad, son los cimientos de todo ser humano, los que perfilaran el desarrollo óptimo, asertivo o no de cada individuo. Pero a la vez, la familia es una estructura tan compleja, con múltiples componentes variados que debido a su diversidad de pensamientos y emociones, generan conflictos, pero conflictos igualmente importantes debido a la particularidad de la familia, de ser cimientos de vida.

En y con la familia debe existir armonía, comprender su dinámica, variedad y respetar las diferencias existentes entre los propios componentes de las mismas. La frustración y decepción es uno de los sentimientos y emociones que suelen presentarse en algunos individuos en su relación con su núcleo familiar o familia cercana.

La armonía familiar es clave en el desarrollo integral del ser humano, es lo más íntimo y base de su ser, por ello entender su relación con la familia e intentar comprender cada acción –se esté de acuerdo o no, sin justificar- sólo intentar comprender, permitirá generar esa armonía personal con los cimientos mismo de la vida. Respetar los procesos individuales de cada componente y apoyarles en la medida de las posibilidades de cada uno/a, ayudará a calmar las emociones (catalogadas como negativas) presentes en las personas.

¿Por qué todos/as no actúan igual?, ¿por qué unos/as son más cercanas y otros no? ¿Por qué si se viene de la propia unidad familiar se tienen tan variadas diferencias a la hora de ver la vida o compartir con las/os demás? ¿Por qué tan variados valores y a veces incompatibles sí la crianza se ha obtenido bajo el mismo techo?

Son preguntas para reflexionar, sobre todo en tiempos de navidad, donde se está por iniciar un nuevo comienzo en la vida, un borrón y cuenta nueva, un mirar atrás para recordar, mejorar y aprender.

Hay tres (3) claves que recomendamos tomar en cuenta: La primera (1era), que busquen en la conformación de la identidad del individuo, ya que la familia podrá dar base e influir, pero los entornos en los que se desarrolle cada quien, y dependiendo de las oportunidades y experiencias variadas que puedan tener, determinará y conformará –aún más- la identidad de cada cual, aunque vengan de la misma unidad familiar. Por ello cada proceso de vida es individual. La segunda (2da) clave sería el “respeto” y “la escucha” para intentar comprender a cada componente de la familia, desde la objetividad y la percepción de ese ser. Y la tercera (3era) clave, es aprender a vivir sin la expectativa de recibir de otros/as aquello que queremos que los/as demás sean y nos den… porque simplemente somos diferentes. Hay que ser felices por vivir, aprender, por estar sanos y poder compartir con aquellos seres importantes en la vida de cada quien.

Sé Eccos de una feliz navidad, de acercamiento y comprensión entre todos/as en familia.

¿Qué queda del Municipio?

Carlos Romero Mendoza

18 de diciembre de 2018

La Ley de Regularización de Períodos Constitucionales y Legales de los Poderes Públicos Estadales y Municipales, publicada en Gaceta Oficial Extraordinaria No. 6.013,de fecha 23 de diciembre de 2010, expresamente señala en el numeral 2 de su artículo 2, que la elección de alcaldes y concejales se convocará y efectuará de manera conjunta.

Es más que evidente que los alcaldes y concejales en funciones han sido electos de manera irregular,contrariando el ordenamiento jurídico vigente y, en consecuencia, no hay duda deque la representación política que ostentan las autoridades en funciones está gravemente afectada de ilegitimidad e ilegalidad.

Además, en el caso particular de los alcaldes, si bien es cierto que la convocatoria para iniciar el proceso electoral en el 2017 fue formalmente una decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE), no es menos cierto que tal decisión estuvo precedida por un decreto en el cual la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) ordenó al CNE convocar y programar la elección de alcaldes para el mes de diciembre 2017[1].

No olvidemos que en agosto 2017, el CNE reconoció a la ANC como poder constituyente y expresamente aceptó subordinar sus decisiones al poder constituyente[2], en consecuencia, el Poder Electoral perdió su autonomía y autoridad definitiva en materia electoral.

El complejo escenario político que enfrenta el régimen de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero 2019, le exige un mayor control de todas las instancias del poder político en Venezuela, por lo tanto, dividir las elecciones municipales como se hizo en el 2000 y en el 2005 –considerando además las variables de deterioro social, económico y político del país–, le permitió dominar la gran mayoría de Municipos del país, todo lo cual era predecible.

Desde que el Socialismo del Siglo XXI anunció el modelo comunal, el municipio ha sido amenazado con desaperecer como actor político, y desde el año 2005, cuando se aprobó la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, el municipio lejos de fortalecerse como actor para el desarrollo, se fue debilitando de manera significativa, y las elecciones 2013, en las cuales las fuerzas políticas de la unidad democrática asumieron responsablidades municipales, no lograron frenar tal situación.

Los consejos comunales y comunas irrumpieron el orden social y territorial del municipio; la eliminación del voto directo, secreto y universal para elegir a las juntas parroquiales y las ordenanzas para regular la elección y organización de la justicia de paz, marcaron el inicio del desmantelamiento progresivo del Poder Público Municipal y la también progresiva pérdida de los derechos políticos de los ciudadanos.

Irónicamente mientras esto sucede en Venezuela, en el contexto global los municipios son reconocidos como actores relevantes y estratégicos en los procesos para adecuar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 (ODS) a las realidades nacionales, tal y como expresamente lo reconoce la Declaración de la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, realizada en Guatemala este año 2018.

Incluso la Encíclica Laudato Si, reconoce el papel de los gobiernos municipales y la sociedad civil organizada en el diálogo y la toma de decisiones para afrontar los grandes desafíos globales, que son comunes a todos, y que hoy son presentados en una Agenda Global 2030 de las ODS.

¿Qué queda del Poder Público Municipal en Venezuela luego de las últimas elecciones municipales? Las instituciones políticas municipales se mantienen nominalmente y con un mínimo de funcionamiento, pues hasta tanto no cambien la Constitución de 1999, no será posible la sustitución definitiva del municipio por el modelo comunal.

Ese intento permanente del régimen por imponer el modelo comunal hace imposible hablar de cohesión social en Venezuela y, en consecuencia, la convierte en un gran desafío político, pues la sostenibilidad de cualquier cambio político está en gran medida condicionada a la recuperación de niveles básicos de cohesión social.

La cohesión social,desde la visión de la ONU, es un pegamento que mantiene la unidad y ello supone una tarea de conexión entre la sociedad y la hoja de ruta de transición o de cambio político, en la cual la sociedad civil se siente parte actora y también parte beneficiaria.

La restitución definitiva del orden constitucional y democrático del país exige la reivindicación del municipio como actor determinante de los cambios políticos. Precisamente, a través de las instituciones políticas municipales, será posible trabajar con  mayor efectividad en la restitución de los niveles adecuados de cohesión social, que contribuyan a facilitar el compromiso de la sociedad con las medidas que procuren la estabilidad económica del país a corto y mediano plazo.

A diferencia de 1958 –cuando fue derrocado Pérez Jiménez– y de 1935 –cuando murió Gómez–, hoy la sociedad civil está mucho más consciente de que tiene un rol decisivo en la restauración y mantenimiento de la democracia, lo que debe ser valorado responsablemente por la dirigencia política para garantizar la sostenibilidad de cualquier cambio.

En 1960, el entonces presidente Rómulo Betancourt, convocó la II Convención de Municipalidades de Venezuela. La primera se había realizado en 1911. En ese encuentro con los representantes locales, Betancourt les exhortó a los ediles a reivindicar su papel de líderes comunitarios y actores políticos en cada una de sus comunidades para impulsar la cooperación y participación de todos los actores sociales en el desarrollo integral, a través del Plan Cuatrienal de Gobierno, en cuyo contenido la autonomía municipal tenía un espacio a los fines de procurar gobiernos locales más fuertes y efectivos.

Para 1960, según las palabras del presidente Rómulo Betancourt, el espíritu municipal y comunal se había extinguido como efecto de la dictadura y la sociedad había olvidado la historia de los cabildos abiertos durante la época colonial y de la tradición de los trabajos comunales.

Hoy, casi 60 años después, podemos decir, como lo dijo Betancourt, que el espíritu municipal se ha extinguido. La transición exige reivindicar a los municipios, relegitimarlos y abrir un proceso de diálogo para hacer de la autonomía municipal y la descentralización las herramientas políticas útiles para recuperar el camino hacia el desarrollo en democracia.

@carome31

El autor es abogado (Universidad Católica del Táchira) con especialización en Derecho Administrativo. Excoordinador en la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado del área Políticas Institucionales


[1]Efectococuyo.com.  ANC aprueba convocatoria de elecciones municipales para diciembre 2017. 26 de octubre 2017. Recuperado online en: http://efectococuyo.com/politica/anc-aprueba-convocatoria-de-elecciones-municipales-para-diciembre/

[2]Vicepresidencia.gob.ve.  CNE se subordina a la Asamblea Nacional Constituyente. 11 de agosto de 2017. Recuperado online en: http://www.vicepresidencia.gob.ve/index.php/2017/08/11/cne-se-subordina-a-la-asamblea-nacional-constituyente/