Una visión desde la Academia sobre la Asamblea Constituyente de 2017


Diapositiva9

Entrevista al Dr. Francisco Febres-Cordero Carrillo, Rector de la Universidad Monteávila publicada en el blog https://notasalmargenffcc.blogspot.com/2017/07/conversacion-por-whatsapp.html

 Francisco Febres-Cordero Carrillo

Un número desconocido me escribió a mi Whatsapp. Me agarró con cierta sorpresa. Luego de las explicaciones y presentaciones virtuales de rigor me pidió que conversáramos sobre la crisis en mi país. Me puso en aprietos ya que redactar a dos dedos sobre un teclado de un dispositivo inteligente me resulta muy complicado. Pero creo que fue útil porque me ayudo a ordenar algunas ideas que tenía dispersas por ahí.

  • ¿Puedo entrevistarlo por aquí?

Claro que sí. Adelante.

  • ¿Como Rector qué piensa de la Asamblea Nacional Constituyente?

Te responderé como ciudadano, porque mi condición de rector no le agrega nada a mi respuesta.

Me preguntas sobre la Asamblea Nacional Constituyente. Por una lado es fácil responder: la Asamblea es un fraude constitucional, jurídico y político; una artimaña política para que los comunistas que hoy gobiernan el país se perpetúen en el poder bajo la mampara de una supuesta llamada a la soberanía popular. Por otro lado es un poco más complejo responder ya que vivimos días históricos que si no se encauzan bien se pueden convertir en un caos en contra de los logros políticos de la MUD y de la mismísima República.

  • ¿No le preocupa que ante la necesidad de organizar un frente organizado conformado por los políticos y la sociedad civil para defender los principios democráticos del país, surjan manifestaciones espontáneas que puedan originar caos y debiliten los logros de la Mesa de la Unidad?

En un proceso tan difícil como este es inevitable que salgan focos de anarquía espontánea. Me parece que estas actuaciones espontaneas entran dentro de los límites de lo esperado, ya que la crisis institucional que vivimos tiene muchos frentes. Frentes que suponen y exigen un liderazgo serio y competente que sepa canalizar las aspiraciones dispersas de la sociedad civil, orientándolas hacia un objetivo común que mueva todas las voluntades. Esto no es fácil.

  • ¿Qué espera de los líderes políticos?

Todos los ciudadanos esperamos que los que hoy dirigen el frente de la institucionalidad y la política venezolana lo hagan bien y sepan aprovechar el momentum que les da la fuerza de la consulta del pasado domingo 16 de julio. Y en esto hay que insistir porque lamentablemente, aún hoy se puede ver que aquí en el país hay todavía algunos que no han entendido a profundidad nuestra crisis institucional, estructural, política, social, económica, y que lo que buscan es un puestico político, unos likes en su Instagram o un retuit de su frase de 140 caracteres.

  • ¿Cómo lo está haciendo la oposición?

En general hasta ahora la oposición democrática lo está haciendo bien como bloque político. Algunos ejemplos hablan por sí solos:

1) La consulta popular fue un éxito de movilización política a nivel nacional e internacional;

2) La escogencia de los 5 rectores universitarios como garantes del proceso fue muy acertada;

3) La firma de un pacto de gobernabilidad en bloque;

4) Cambiar el término “diálogo” por el de “negociación”;

5) Apelar a la Fuerzas Armadas como  garantes de un gobierno civil;

6) La progresividad hacia la hora cero;

7) El cumplimiento de los plazos y términos legales y constitucionales para el nombramiento de magistrados del TSJ;

8) El acercamiento y apoyo a la Fiscal a pesar de las diferencias ideológicas;

9) El asesoramiento con gente de la sociedad civil. Todas son muestras de que se están haciendo bien las cosas.

  • Pero ¿Cuál es la solución?

Creo que es fácil distinguir como dos frentes claros dentro de la oposición: 1) los que quieren negociar el retiro de la Asamblea Constituyente y comenzar los procesos electorales suspendidos por el CNE y el mismo gobierno; y 2) los que quieren negociar el retiro de la Asamblea Constituyente junto a la renuncia de Maduro y dar paso a la conformación de un nuevo gobierno de transición.

  • ¿Cuál es su opción Rector?

Recuerda que te respondo como ciudadano, y con una opinión personalísima y no institucional. Considero que para garantizar la salida institucional de la crisis, la segunda opción es la más viable. Esto bajo el supuesto de que la solución negociadora sea producto de un pacto de conciliación política del chavismo como de los demócratas, avalado por las Fuerzas Armadas y garantizado por miembros de la sociedad civil de connotada reputación. Además debe ser un gobierno de transición conformado por una junta de gobierno totalmente civil.

  • ¿Usted cree que vamos a salir de esto fácilmente?

No. Hay unos factores que complican la cosa. Te los resumo con tres preguntas: ¿Cuándo se dará el proceso de cambio? y ¿Cómo se va a hacer para lograr llegar a un gobierno de transición y concertación nacional? Y junto a estas dos, la gran interrogante: ¿Es verdad que el gobierno está negociando? No sé qué responder. Ojalá que sí. Hay indicios de que se está negociando Pero hasta ahora lo que se ve es que Maduro y su grupo va con todo hacia el 30 de julio.

  • Entonces ¿Cómo ve el panorama?

Si se logra montar la Constituyente el panorama es sumamente preocupante, ya que es un panorama de grandísima incertidumbre que no permite sino hacer conjeturas o análisis de escenarios, que creo que ni los más avezados logran armar por completo.

Hay un factor crítico: el hambre, la falta de medicinas y la inseguridad. ¿Podrá esto catalizar un estallido social que logre tumbar a Maduro? No quiero hacerte conjeturas.

  • En el supuesto de que se logre un gobierno de transición ¿Será viable?

Un punto importantísimo a considerar es en el tema de una posible transición es todo el asunto de la justicia transicional. Es decir, si se llega a una negociación que logre la salida del actual régimen y la conformación de una junta de gobierno, creo que hay que trabajar en los siguientes aspectos para logra su éxito y viabilidad:

1) En el manejo de los agentes comunicacionales;

2) La construcción de una simbología que una a todos los sectores sociales;

3) El manejo del olvido y del perdón;

4) La reconstrucción de la memoria histórica. Esto es un trabajo que va más allá de lo político y que necesitará una asesoría interdisciplinar con una gran planificación y compromiso político para lograr un clima de paz nacional. En un país no se puede vivir en un constante conflicto a la manera de la “revolución permanente” de Trosky.

  • Hay que trabajar el elemento humano.

Exacto. También será necesario un proyecto integrador con una propuesta económica y jurídica que logre traer un desarrollo integral a corto, mediano y largo plazo. La gente tiene que sentir que el cambio ha traído progreso y tranquilidad. Hay que trabajar la esperanza. Desarrollar programas sociales que progresivamente propicie una política económica basada en una ética del trabajo.

  • ¿Puede concretar?

Creo que en este sentido hay que bregar en varios frentes. Me pides que sea concreto:

1.- Habrá que trabajar en la integración de las diversas instituciones de la sociedad civil, con un proyecto de inclusión política de todos los sectores del país: capital y provincia, académicos, productivo, cultural, gremial, etc.

2.- El tratamiento de lo inter-generacional será fundamental ya que las expectativas de cada generación son diferentes.

3.- Lograr una integración de los espacios públicos y privados, sabiendo delimitar cada una de sus libertades y competencias.

4.- Establecer muy bien cuál será el marco legal en el que se lleve a cabo todo el tema de la reconstrucción nacional. Marco legal que debe estar apoyado por sólido y comprometido pacto político.

  • Hay cansancio en la sociedad. La gente siente que la crisis se alarga mucho.

La gente se pregunta si la MUD/AN le está dando demasiadas largas al asunto. Viendo las cosas en visión de conjunto, y con un cierto sentido histórico la respuesta es clara: las cosas no hay que hacerlas a las carreras porque se corre el riesgo de hacerlas mal. Claro, tampoco se deben ralentizar tanto, que logren enfriar un momento cumbre para lograr un cambio. Aunque te soy franco, la incertidumbre es tan grande que quizá todo esto que escribo aquí es pura teoría y después las fuerzas de la historia nos pueden mostrar otra cosa.

Lo que sí es claro es que estamos cansados, muy cansados, de vivir en un país en donde la confrontación y la violencia sean el día a día de nuestras vidas. Por eso pido a Dios que sepamos trabajar para salir de esta situación pronto.

Amanecerá y veremos…

  • Gracias profesor

Al contrario. Gracias a ti.

Francisco Febres-Cordero Carrillo

Anuncios