El Dilema de la Resistencia Venezolana


Resitencia“El dilema de la Resistencia venezolana”

Por Carlota Salazar Calderón

Me pregunta un joven en la calle: “Sra. Carlota explíqueme por qué si estas protestas  comenzaron contra las sentencias del TSJ  ¿ahora exigimos cambio de gobierno? Y agregó: la gente sólo quiere elecciones generales, pero legalmente no están previstas”

Le expliqué que si bien es cierto esta ola de protestas tuvieron como detonante las sentencias del TSJ, no es menos cierto que la alteración al orden constitucional ya venía, desde hace rato. Le aclaré que la CRBV no es el proyecto político del chavismo, que la democracia participativa era un clamor de la gente exigiendo participación en la gestión pública, entre los 80 y 90. Estas voces fueron desoídas por las cúpulas de los partidos políticos y Chávez las capitaliza. Pero ese no era su proyecto político, su proyecto comienza a ejecutarse en el 2005, en el Foro de Sao Paulo cuando contrapone Socialismo vs. Capitalismo, que Heinz Dieterich vende como el Socialismo del Siglo XXI.

Chávez gana las elecciones en el 2006 con la propuesta del socialismo, – por ello, mosca, cuando dicen que el socialismo no tiene legitimidad–en el 2007, somete su proyecto político a referéndum pero la gente le dice que NO. Sin embargo, mediante leyes, decretos y ejecutorias creó el Estado Comunal, que es su proyecto. Un esquema centralizado para tener el control absoluto de la economía y de la sociedad venezolana. Todo es inconstitucional, todo es ilegal, pero lo hacen, gracias a una mayoría parlamentaria que le entregaron los partidos políticos opositores.

El ejercicio del poder por parte del chavismo ha sido asfixiante y abrasivo. Los consejos comunales, comunas, empresas privadas, gremios, sindicatos…bajo el control de Estado. La economía depende del petróleo, según el Plan de la Patria, importan todo, lo que significa jugosas comisiones. Así, tienen una cúpula multimillonaria, para mantener la revolución, y  la sociedad pidiendo la bolsa del Clap. Nada es casual, ni improvisado, todo responde a su proyecto.

Pero, perdieron la Asamblea Nacional. Entonces, se une la utilización del TSJ para  vaciar de competencias la AN y funcionar con el resto de los  poderes públicos controlados. Con lo cual, Maduro quedó ungido con todas las competencias, manejando el presupuesto de La Nación su antojo. Así que, no son sólo las sentencias del TSJ, querido amigo, son un cúmulo de ilegalidades que les han permitido a todo el mundo decir que no hay Estado de Derecho, ni Democracia en Venezuela.

Pensaban que la gente arrinconada no iba a reaccionar, pero una juventud que no ve futuro, salió  la calle. Luego en el marco de las protestas la represión, persecución, la burla en el diálogo… Es como en una familia donde el hombre atropella  a diario a las esposa y ella calla, pero un día por un motivo fútil explota y no quiere nada. Una transición, elecciones generales adelantadas, si es verdad no son legales, pero ¿hay algo legal en el gobierno? En este dilema la RESISTENCIA debe continuar, estimado joven.

Correo: carlotasc@gmail.com

Twitter @carlotasalazar

Facebook: Carlota Salazar Calderón

Anuncios