Abdicar Como Parte de la Estrategia del Líder


Mix-AbdicaAbdicar Como Parte de la Estrategia del Líder

Walter Ruiz Tovar / @Fundesmu

Estos días ha sido noticia la decisión del Rey Juan Carlos II de España de abdicar. Proceso, que  si bien era esperado, lo precipitaron algunos acontecimientos de índole de salud, cansancio y algunos le añaden los recientes escándalos en los que se ha visto envuelta la familia real. Han habido comentarios variados, a favor, en contra, otros que no les interesa el tema.

Lo cierto es que independientemente de las razones que lo han motivado, hay una decisión tomada que busca renovar la conducción de la monarquía española.

La abdicación genera un tema de sustitución del mando y se vincula con la decisión de no seguir haciendo algo. Cuando vemos hacia y dentro de las  organizaciones, con los paralelismo del caso, nos damos cuenta que suceden fenómenos muy similares. Instituciones con líderes que tienen mucho tiempo ejerciendo sus funciones, que son carismáticos y que han tenido un desempeño exitoso cohesionando al equipo de trabajo, y otros líderes que pasan inadvertidos, son grises.

No obstante, llega un momento en el que el líder debe ceder su mando o su plan hacia otro u otros líderes emergentes o nuevos planes. La renovación del liderazgo no es algo casual, que se debe realizar de un día para otro sin planificación alguna. Siempre detrás de un liderazgo hay una cantera de futuros líderes. Lo vemos en los clubes deportivos, en las empresas como Apple y Microsoft, incluso en la política, aunque este último ejemplo no siempre se da con la eficiencia que muchos esperan.

En el caso de España, el sucesor, hasta hace poco el Príncipe de Asturias, ha sido formado para tan difícil tarea desde su nacimiento y ese ejemplo de formación temprana con una visión futura ha de rendir sus resultados y debe ser tomada como ejemplo para las actuales generaciones de líderes que todavía no han entendido que su rol, también involucra la cesión del liderazgo a aquellos que por ley natural han de detentarlo y su deber de entrenarlos, entre otras formas, con el ejemplo,

La labor del líder es hacer que su equipo de trabajo esté engranado, que trabaje en armonía y que cuando esa armonía sea quebrantada y se tambalea, pueda cohesionar voluntades y esfuerzos para retomar el camino trazado. Un líder debe inspirar a sus allegados mas que ha seguirlo, a emular su legado. Entendiendo que el liderazgo se encuentra presente en empresas, comunidades, instituciones privadas y públicas, en el ámbito local y la familia.

El líder debe saber cuándo abdicar, cuando tomar esa decisión de hasta aquí llegamos, y abdicar no es cosa de un día, es cosa de todos los días, abdicar significa dejar de lado, por ejemplo, un proyecto que ya no está en nuestras manos continuar, y ese día a día de la gestión gerencial es un abdicar continuo, que nos permitirá abandonar esos proyectos que no seguiremos, y que nos permitirán ser exitosos en aquellos en los que definitivamente si contamos con las fuerzas para llevarlos a cabo y las condiciones operativas de su éxito.

En conclusión, el líder debe estar preparado, lo innato ayuda, pero no genera éxitos de largo plazo y debe llevar consigo la preparación de la generación de relevo, esa generación que consolidará el presente de forma consecutiva cuando asuma su rol. Abdicar es parte la de la estrategia, y debemos estar preparados para ello.

El Equipo de Wert Consulting
Twitter: @WertConsulting

Facebook: www.facebook.com/WertConsulting

Linkedin: http://www.linkedin.com/company/wert-consulting-c-a-

Página web: www.wert.com.ve

email: consultas@wert.com.ve

Anuncios