Plan Integral de Protección de la LOPNNA en los Municipios


Plan Integral de Protección de la LOPNNA en los Municipios
Bárbara Puglisi / barbarapuglisi@gmail.com
Mix LOPNNA
La Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA) estable que los Consejos Municipales de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (CMDNNA) deben crear y aprobar (conjuntamente con el Alcalde) el Plan Integral para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes que debe ser aplicado en el municipio al que pertenecen. Sin embargo, el problema radica en que la Ley solamente hace mención a este “Plan Integral de Protección”, pero no lo desarrolla, por lo que no hay lineamientos para establecer ¿Cómo?, ¿Dónde? ¿Quiénes deben intervenir? ¿Qué comprende este plan?, lo que nos lleva a pensar que el legislador dejó este vacío para que fuera desarrollado en un reglamento especial que hasta la fecha no existe dejando estas interrogantes sin respuesta.

El vacio de la LOPNNA en la práctica ha llevado a que los CMDNNA no creen el Plan Integral para la Protección y creando proyectos y programas municipales que no reflejan la realidad global de la situación de la infancia en su municipio, simplemente colocan paños calientes a los problemas, resolviendo los urgente y dejando por fuera lo importante. Para resolver los problemas que aquejan a nuestros niños, niñas y adolescentes es necesario saber las causas directas e indirectas, los actores que intervienen, el lugar y tiempo en el que ocurren, los factores internos y externos que intervienen y las consecuencias.

¿Qué función cumpliría este Plan Integral para la Protección en los municipios?, pues básicamente la importancia radica en que estos planes permitirían obtener diversa información y estadísticas respecto a la vulneración de derechos de nuestra infancia, lo que a su vez ayudará a tener claro cuáles son los principales problemas, las causas por las que se producen, las consecuencias que desencadenan en el desarrollo de los infantes y cómo pueden ser abarcadas las distintas vulneraciones, es decir, si se obtiene una base de información que sea un reflejo de nuestra realidad se pueden lograr verdaderos avances con respecto a la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes en el país.

Venezuela actualmente no cuenta con estadísticas confiables en esta materia y las que existen no reflejan la realidad, lo que es bastante grave y hace imposible crear políticas públicas, programas, proyectos, planes que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente de nuestros infantes. ¿Cómo abarcar un problema si lo desconocemos? ¿Cómo saber cuál es la mejor solución si no tenemos datos al respecto? La falta de información origina que las organizaciones y personas que están interesadas en desarrollar planes sobre la materia se encuentren de manos atadas.

La creación del Plan Integral para la Protección no es tarea única de los organismos gubernamentales (CMDNNA y Alcaldía), es también responsabilidad de la sociedad organizada: asociaciones de vecinos, consejos comunales, organizaciones sin fines de lucro, entre otras, pues la LOPNNA les da un papel protagónico muy importante, tanto que los consejos comunales deben pertenecer a las juntas directivas de los CMDNNA, proyectos que tienen como población objetivo a los niños, niñas y adolescentes que son ejecutados por la sociedad civil pueden ser financiados por el Fondo Municipal de Protección que está adscrito al CMDNNA, así que es responsabilidad de ellos que se creen este Plan Integral de Protección, su responsabilidad es mayor pues ellos hacen vida a diario en las comunidades y saben perfectamente lo que ocurre con los niños, niñas y adolescentes.

El Gobierno Nacional y los gobiernos municipales, así como las distintas organizaciones públicas y privadas que hacen vida en nuestra sociedad, deben asumir y tratar con prioridad el tema de la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, tomando como primacía a las familias, creando planes y proyectos incluyentes, con objetivos desafiantes y, por supuesto, garantizando los derechos constitucionales consagrados en nuestra Carta Magna. De nada vale crear más leyes o reformar las existentes sino las aplicamos, sino logramos crear una conciencia ciudadana.

Los niños son el futuro del país, por lo tanto, deben ser respetados y protegidos. Cada uno de nosotros debe aportar su granito de arena para la construcción de una protección integral que permita el correcto desarrollo de nuestros muchachos y esto solo lo lograremos con esfuerzo, dedicación, entrega y compromiso. Cada uno de nosotros debe ser contralor de las leyes, de las instituciones y de las personas encargadas de la protección de los derechos de nuestros niños.

Anuncios