IV Encuentro de Jueces de Paz Fundesmu-Chacao

FORO: DE LA JUSTICIA DE PAZ A LA JUSTICIA DE PAZ COMUNAL

Abg. Mónica Álvarez

abogadoab@gmail.com

 

La Fundación de Estudios Municipales en alianza con la Alcaldía del Municipio Chacao, a través de su Dirección de Justicia Municipal, se hizo presente en el IV Encuentro de Justicia de Paz, en el que se debatió respecto a los cambios en la estructura del Estado, cuya ideología se ha ido tejiendo en la sociedad venezolana y que data desde el año 2004. Esto fue materia de reflexión del foro que se llevó a cabo el pasado sábado 24 de noviembre, tópico suficientemente destacado a raíz del proceso de transición de la justicia de paz tradicional conocida hasta ahora, a la justicia de paz comunal.

 

Entre los temas expuestos resaltan los cambios que desde lo local buscan instaurar un nuevo modelo de Estado venezolano que se origina en el paquete de leyes del Poder Popular, que atentan contra la descentralización, estableciendo como su célula fundamental a la Comuna, figura que carece de la comprensión de la gran mayoría de los venezolanos, en especial de aquellos que habitan en el interior del país y ni que decir de los que se ubican en las zonas rurales, donde la información cercana de parte de sus autoridades llega muy poco o simplemente no llega.

 

Esta desidia de los lideres elegidos por su pueblo ha causado una especie de efecto dominó perdiendo espacios en los que hacia lugar la democracia y dando cabida a intereses ideológicos que pretenden subyugar los derechos adquiridos, que por desconocimiento y falta de voluntad política de algunos políticos, se ha ido cediendo casi sin darnos cuenta,  la identidad de las personas con su entorno e incluso falta de arraigo de los ciudadanos para con su país.

 

A esta realidad se suma la Ley Orgánica de Justicia de Paz Comunal y la Resolución Nro. 120823-511 del Consejo Nacional Electoral, la primera, que además de extralimitar las competencias más allá de la conciliación del vecino de una urbanización o sector elegido como juez de paz para ayudar a resolver los conflictos de su comunidad, con capacidad para celebrar matrimonios, realizar divorcios de naturaleza voluntaria y separaciones de cuerpo, también equipara este mecanismo a la justicia ordinaria y le resta autonomía puesto que asigna al Consejo Ejecutivo de la Magistratura la capacitación de los jueces de paz comunales, limitando también la participación al asignar las postulaciones a los consejos comunales dentro del territorio denominado comunas (aún incierto en la gran mayoría de los municipios); asimismo, la segunda, ratifica las competencias de los jueces de paz comunales para celebrar matrimonios.

 

Sin embargo, tal como explicaron los ponentes asistentes al evento, esta competencia es de tal complejidad que no debe ser tomada a la ligera, puesto que debe existir un control estrictísimo y una formalidad para la ceremonia civil del matrimonio como institución básica de la familia, previendo incluso la duplicidad de matrimonios, facilitando el delito de bigamia; aunado al perjuicio de los tipos de responsabilidad que el ejercicio de ésta atribución conlleva. En relación a ello se resaltó que todavía no han sido dictados los mecanismos que establezcan el procedimiento a seguir, considerando que los registradores civiles deben insertar las actas derivadas de dichos actos, con lo que se entenderán avaladas, otorgando carácter de fe contra terceros, adscritos a su vez al Consejo Nacional Electoral, órgano rector en la materia de registro civil y el cual se encuentra en el deber de dictar el reglamento de la ley, a objeto de esclarecer todas estas lagunas.

 

Finalmente, a modo de comentario será necesario difundir los acontecimientos de la historia de las conocidas comunas en el mundo, bajo diversas formas de gobierno, sean estas democráticas, socialistas, comunistas u otra, haciendo un llamado a las movilizaciones de base para organizarse y a participar activamente y a empoderarse del sentimiento de ciudadanía.

 Noviembre 2012

 Abg. Mónica Álvarez

Anuncios

Defensor Comunal será Promotor del Estado Comunal

Defensor Comunal actuará                             como un promotor del Estado Comunal

Abg. Carlos Romero Mendoza

carome31@gmail.com

 

En noviembre del año 2011 se anunciaba la idea de crear Procuradores Comunales, e incluso ya existía un candidato para ese cargo en un Municipio llamado Germán Roscio.  Para el entonces Procurador el fallecido Dr. Carlos Escarrá, esa posición de Procurador Comunal sería impulsado y desarrollado por los abogados socialistas. [1]

 

Un año más tarde, ese anuncio se traduce en una resolución de fecha 24 de octubre de 2012 y publicada en Gaceta Oficial 40.050 del día 14 de noviembre del 2012.

 

La lectura de esa resolución permite identificar en el Defensor Comunal a un actor político y promotor de la figura de las Comunas y de un nuevo diseño de Estado, a tal fin entre sus competencias podemos leer:

 

1- Asesorar en todo lo que se relacione con el tema Comunal.

 

2.- Asesorar al Consejo Comunal para que integre la comuna que correponda.

 

3.- Promover todo tipo de espacio formativo e informativo para los consejos comunales a los fines de difundir las instancias y nuevas figuras del poder popular, así como del rol de la defensoría Pública.

 

4.- Promover, impulsar, desarrollar e incentivar la cultura de la justicia social comunitaria.

 

En su rol de Defensor Público, se convierte en un funcionario casi que exclusivo para la defensa de los voceros de los Consejos Comunales e integrantes de las comunidades, que podemos interpretar son las comunidades de las Comunas, en ese sentido dice la resolución que es competente para:

 

1.-Ejercer la defensa judicial y extrajudicial de los integrantes de las comunidades y consejos comunales, cuando así lo soliciten

 

2.- Ejercer la defensa de los voceros comunales en los procesos administrativos de revocación de esa condición.

 

Resulta curioso que una de sus competencias hace que este Defensor Comunal se convierta también en una especie de Juez de Paz Comunal, pues entre sus competencias podemos leer:

 

1.- Aplicar medios alternativos de resolución de conflictos,  y brindar a la comunidad las herramientas para lograr arreglos de diferencias colectivas o particulares.

 

Dos de las competencias que le otorga el Gobierno a través de esta Resolución, llevan al Defensor Comunal a ser actor y promotor de la participación ciudadana, a saber:

 

1.- Facilitar el ejercicio pleno y efectivo de la participación ciudadana y de la contraloría social  en la gestión de la defensa pública.

 

2.-Proponer y participar en mesas técnicas jurídicas.

 

Otra competencia, de las enlistadas en la Resolución lleva al Defensor Comunal a ser una especie de contralor sobre el funcionamiento de los Consejos Comunales, interpreto que se refiere a los Consejos Comunales de la Comuna respectiva, la Resolución dice:

 

1.- Constatar el cumplimiento de las normas en el ejercicio de las funciones de los consejos comunales.

 

La Resolución establece expresamente que serán los Coordinadores Regionales de Defensa Pública los responsables de informar a los Consejos Comunales sobre esta nueva figura a los fines de afianzar el Poder Popular y la consolidación del nuevo Estado.

Una nueva figura y un nuevo actor que desde la institucionalidad pública del Estado se convierte en promotor de un nuevo diseño de Estado.

 

Carlos Romero Mendoza

 


[1]ROMERO, Carlos. Y ahora habrán Procuradores Comunales. 2 de noviembre de 2011.  En línea: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2011/11/y-ahora-habran-procuradores-comunales.html

 

 

La Justicia de Paz entre el Municipio y la Comuna

La Justicia de Paz

entre el Municipio y la Comuna

Abg. Carlos Romero Mendoza

carome31@gmail.com

 

En agenda legislativa de la Asamblea Nacional está planteada una reforma a la Ley Orgánica de Justicia de Paz, en cuyo texto se refleja la tendencia del gobierno de orientar los esfuerzos legislativos hacia el fortalecimiento del denominado Poder Popular cuya base son las denominadas Comunas.

 

El diseño legal propuesto prácticamente hace que el Municipio sólo tenga la responsabilidad financiera para el funcionamiento de la Justicia de Paz y quede en manos de los Consejos Comunales, como se desprende del artículo 1 de la propuesta de reforma, toda la responsabilidad para el funcionamiento de la Justicia de Paz.

 

En este sentido, el artículo 10 del proyecto de reforma nos dice que es responsabilidad del Municipio prever en la ordenanza correspondiente el apartado presupuestario para garantizar la dotación y funcionamiento de la Justicia de Paz, y luego, el artículo 32 señala que será el Municipio y el Consejo Comunal respectivo los responsables de cubrir los gastos relativos al suministro del material de oficina, del personal auxiliar, servicios básicos y mantenimiento.

 

La participación ciudadana en la elección de los Jueces de Paz, estará condicionada a la suma de los registros electorales de cada consejo comunal que exista en la circunscripción electoral respectiva; esos registros electorales serán integrados en un único registro electoral y para tal fin el artículo 18 de la propuesta señala expresamente que será el CNE el responsable de elaborar lo que ha llamado el legislador en el proyecto de reforma como: el Registro Electoral Comunal.

 

El proceso electoral para elegir a los jueces de paz, que el artículo 13 del proyecto de reforma determina que es competencia del Poder Electoral, se activará tan pronto sea convocado el Consejo Nacional Electoral para participar en ese proceso que no podrá coincidir con elecciones nacionales, estadales o municipales;  para que el CNE sea convocado, se requiere según expresamente lo señala el artículo 14, que “las distintas comisiones electorales de los consejos comunales que pertenezcan a la Comuna  respectiva” hagan la solicitud.

 

Por lo tanto, si bien la Ley nos habla de manera genérica que en cada “circunscripción electoral” se elegirán un Juez de Paz y dos Suplentes, el artículo propuesto bajo el número 14  da como referencia a que esa circunscripción pareciera tener la expresión de Comuna; recordemos que el numeral 3 del artículo 19 de la Ley Orgánica del Poder Electoral, ya introdujo la posibilidad en los municipios de alta densidad poblacional de convertir a las Comunas en circunscripciones electorales.

 

La posible organización de la Justicia de Paz en función de la organización territorial de la Comuna, pareciera deja de ser una mera interpretación para convertirse en una realidad, cuando se lee por ejemplo el artículo 35 del proyecto de reforma, en el que se indica que si un Juez de Paz cambia de residencia y se muda a otro ámbito geográfico fuera de la Comuna entonces incurre en una causal de falta absoluta.

 

Además, cuando se analiza la figura del revocatorio de un Juez de Paz, aparece la mención que sólo podrán solicitarlo los electores de la circunscripción electoral donde esté ubicada la Comuna.

 

¿Será este el inicio de un proceso de transición que permita progresivamente ir adecuando la Justicia de Paz al modelo de Estado Comunal, hasta que simplemente el cambio de nombre por Justicia Comunal se perciba como parte de su adecuación a una nueva realidad política geográfica?

 

Al respecto, importante es resaltar que la Fundación de Estudios Municipales, ha tenido eventos desde el año 2011 con especialistas, Jueces de Paz del área metropolitana y miembros de la sociedad en general, para analizar y entender mejor ¿Cuál es el destino de la Justicia de Paz en Venezuela?

 

Carlos Romero Mendoza