Gobierno de Unidad, diseño de Estado y replanteamiento del Municipio


Carlos Romero Mendoza – Coordinador de los blogs Estado Ley Democracia Algo Municipal

(Foto: El Universal)

El 23 de enero del año 2012 los actores políticos-partidistas del sector democrático venezolano, como complemento al Compromiso e Invitación para un Gobierno de Unidad Nacional firmado por ellos el pasado 26 de septiembre de 2011 suscribieron un nuevo documento que se titula Lineamientos para un Programa de Gobierno de Unidad.

Entre las diversas acciones políticas que se recogen en el documento, quiero destacar que un futuro Gobierno de Unidad nos propone un nuevo diseño de Estado, el cual se aspira que para la segunda década del Siglo XXI sea altamente descentralizado, asumiéndose la descentralización “como un vehículo para una mayor democracia, para la eficacia del Estado, el impulso de la diversidad y la vida local y para la minimización de los vicios del centralismo”.

Ese nuevo diseño de Estado que se nos plantea en estos Lineamientos para un Programa de Gobierno de Unidad, tendrá un esquema federal cooperativo en el cual se logre normar la relación entre los distintos niveles de gobierno y facilite una verdadera participación ciudadana.

En este sentido, el documento firmado el 23 de enero 2012 expresamente señala que la recuperación del Estado Federal y Descentralizado se orientará en función de los siguientes principios:

  1. la subsidiariedad, que define que ningún ente superior debe interferir en la autonomía de un ente inferior y privarlo del ejercicio pleno de sus competencias
  2. la corresponsabilidad fiscal;
  3. la transparencia; y,
  4. la participación, que no tiene que ver con la movilización promovida por el partidismo, el caudillismo o el clientelismo, sino que emerge de los esfuerzos personales y colectivos que se conjugan en el bien común.

Igualmente el documento identifica los ejes fundamentales en los que se inspirará el Gobierno de Unidad para recuperar el Estado Federal y Descentralizado, a saber: “(1) rescate de los recursos fiscales para la población, (2) devolución de los servicios para el disfrute de la población, (3) desarrollo de la verdadera participación autónoma de las comunidades.”

En la búsqueda por cumplir con estos compromisos se establece expresamente:

  1. Recuperar el Consejo Federal de Gobierno, que expresamente se comprometen a hacerlo en los tres primeros años.
  2. Reformar el Consejo Local de Planificación Pública y el Consejo Estadal de Coordinación de Políticas Públicas.
  3. Rescatar las Juntas Parroquiales y,
  4. Fortalecimiento de políticas de la transparencia en el manejo de recursos de Gobernaciones, Alcaldías, Juntas Parroquiales y Organizaciones Comunitarias.

No olvidan mencionar en el documento las necesarias reformas a las leyes del Poder Popular, de Consejos Comunales y de las Comunas. Por cierto, se plantea mantener la figura del Consejo Comunal como instancia de participación comunitaria, pero liberándolos de su sometimiento ideológico-partidista.

Para complementar todo lo mencionado, está expresamente señalado en los lineamientos que un Gobierno de Unidad abrirá la discusión para la reforma del Régimen del Poder Municipal, buscando garantizar un gobierno de ciudades, una mayor eficacia del gobierno local en materia de planificación, ordenación territorial y urbanística. En este sentido se advierte que la reforma deberá contemplar la disminución de la uniformidad de los municipios para impulsar la diversidad de la gestión. Así mismo se plantea la necesidad de buscar instrumentos más objetivos de reparto de los recursos que corresponden a las organizaciones comunitarias, con la participación de los Estados, Municipios y Parroquias.

Queda claro que el programa que se plantea bajo un Gobierno de Unidad nos conduce a un proceso de municipalización del Estado, y a una gestión pública más cercana al ciudadano en la cual se facilite la participación democrática y autónoma. Igualmente, podemos concluir que el Municipio visto bajo estas líneas gruesas, así como el Consejo Federal de Gobierno y las instancias de Planificación de Políticas Públicas municipales y estadales, pasan a ser actores esenciales en el proceso de recuperación del Estado Federal y Descentralizado.

El compromiso político que se ha logrado, requiere ser adecuada y oportunamente divulgado, promovido e informado a los ciudadanos, es el momento de abrir un gran debate nacional sobre esta visión de Estado que se propone, que además facilita el encuentro entre los ciudadanos y los actores políticos de la Unidad, a los fines de lograr legitimar estos lineamientos a través del compromiso de un importante grupo de ciudadanos con una visión de país recogida en estas líneas generales.

La Unidad no sólo es de los partidos, la Unidad debe ser de partidos y de los distintos sectores de la sociedad civil, la participación y la representación política deben ir de la mano en la recuperación de una democracia que funcione y que funcione para todos por igual.

Anuncios